Compartir esta sección:

5 riesgos y consecuencias de seguir una mala alimentación

Todos sabemos que no llevar una buena alimentación es perjudicial para la salud, ¿pero realmente conocemos todas las consecuencias? 

Cualquier persona sabe que consumir comida basura no es un hábito saludable y que este consumo comporta principalmente un aumento de peso, pero esto es únicamente la punta del iceberg. En el 2016 hubo 44.000 muertes en nuestro país debido a enfermedades cardiovasculares ocasionadas por una dieta inadecuada, es decir, alimentarse habitualmente a base de comida basura o productos ultra procesados de mala calidad, ya registra más muertes a nivel mundial que las que ocasiona el tabaco. 

Si bien la muerte es la peor consecuencia de mantener en el tiempo una dieta inadecuada, existen otros riesgos asociados al hecho de seguir una mala alimentación, incluso para personas que realizan deporte de vez en cuando o con cierta regularidad. Seguir una alimentación correcta evitando grasas saturadas, añadidos químicos, conservantes o colorantes, es la base para evitar una lista de inconvenientes para nuestro cuerpo. 

Lista de riesgos asociados a la mala alimentación 

Hemos estado investigando qué dicen diferentes estudios sobre los riesgos de consumir comida de baja calidad y no seguir unos hábitos saludables (se entienden como saludables realizar al menos 4 comidas al día, evitar productos ultra procesados y priorizar el agua ante refrescos azucarados o bebidas que contienen alcohol, además de realizar ejercicio al menos uno o dos días a la semana). Les dejamos a continuación las conclusiones: 

Una larga lista de enfermedades asociadas 

La mayoría de los estudios coinciden en que la alimentación influye en la salud hasta el punto de determinar que una persona padezca enfermedades crónicas tales como el cáncer, enfermedades cardiovasculares (cardiopatía isquémica o ictus hemorrágico entre las más frecuentes), diabetes, osteoporosis, enfermedades dentales y obesidad. 

Deterioro de la memoria 

Esta fue la conclusión del estudio que realizó la universidad UNSW de Sídney, al ver que después de someter a unos ratones de laboratorio a una dieta rica en grasas y azúcar, estos sufrieron pérdidas de memoria al sexto día de iniciar el experimento. Después de realizar las pruebas, detectaron que los ratones habían sufrido una inflamación del hipocampo, una de las primeras regiones afectadas por el Alzheimer, aunque no se podía afirmar por ahora que existiera una relación directa con esta enfermedad. 

Bajo rendimiento deportivo 

Si practicas deporte regularmente y te das un capricho ocasionalmente de comida basura es probable que no afecte a tu composición corporal ni a tu rendimiento deportivo, pero sí que tendría consecuencias a largo plazo si consumes habitualmente este tipo de productos, ya que altera el ritmo de recuperación, podría aumentar el riesgo de lesiones e incrementar los volúmenes de fatiga y cansancio, básicamente porque el combustible que ofrecemos a nuestro organismo es de baja calidad. 

Es básico aportar a nuestro organismo vitaminas y minerales procedentes de alimentos de buena calidad como el pescado, cereales integrales, legumbres, verduras, fruta y frutos secos. 

Insomnio 

Existen ciertos hábitos que pueden ocasionar insomnio o dificultad para conciliar el sueño, como por ejemplo tomar productos procesados o bebidas ricas en azúcares añadidos. Para evitar el insomnio, existen algunos alimentos ricos en melatonina (la hormona del sueño) y serotonina (la hormona precursora) como las cerezas, cereales sin azúcar, plátanos o las nueces. 

Problemas digestivos 

No seguir una dieta saludable comporta que nuestro organismo no asimile correctamente los nutrientes y se observan desajustes intestinales y estomacales. Esto sucede cuando consumimos regularmente productos ricos en grasas saturadas y más aún si los hemos freído antes. El aceite se deposita en las paredes del estómago y genera una irritación que puede provocar acidez estomacal, gastritis o incluso úlceras, aparte de aumentar los niveles de colesterol y triglicéridos.

Compartir:

Acceder o Registrarse